in ,

Reseña de El Grinch: ¿Vale la pena ver la nueva versión del clásico navideño?

La versión animada del clásico de Dr. Seuss llega a las salas de cine en esta época navideña, ¿Qué tan buena es?

Seamos honestos. Cuando hablamos de El Grinch, nos viene a la mente la figura de Jim Carrey del año 2000. La historia que dirigió Ron Howard sigue vigente en nuestra memoria, pues es una de esas películas que te lleva a los extremos: decides amarla u odiarla, no hay otra opción. Ahora, Illumination  Entertainment apuesta por una versión animada y rejuvenecida de este entrañable personaje creado en 1957.

¿De qué trata la nueva película de El Grinch?

La historia sufrió importantes modificaciones que la adaptan al contexto actual. Esta libertad es obvia cuando la historia original se guarda un montón de cosas, como el origen del odio por la navidad del protagonista. En el cuento se explica así:

“No preguntes por qué. Nadie sabe con certeza la razón. Podría ser que su cabeza no estuviera bien “atornillada”. Podría ser, tal vez, que sus zapatos apretaran demasiado. Pero yo pienso que la razón más probable de todas, podría haber sido que su corazón fuera dos tallas más pequeño”.

A partir de eso, todas las adaptaciones de El Grinch le han dado su propio origen. En la nueva entrega se trata de la tristeza al recordar que, cuando era un niño huérfano, nadie lo invitaba a las cenas familiares, lo cual representa un choque difícil de entender, tomando en cuenta que se quiere mostrar a los Quién como seres muy bondadosos. La lección navideña cambió de forma drástica y con ello se pierde el mensaje por el cuál Dr. Seuss creó a este hombre verde. Una decisión innecesaria alteró el resultado final.

Por otra parte, el Grinch nunca es un ser malévolo. Tomemos en cuenta que originalmente Max, su perro, no era muy querido por él. Funcionaba como una especie de sirviente y ya está. En la cinta, si bien hay malos tratos, termina disculpándose con él en cada desvarío. Luego aparecen otros personajes a los cuáles les toma cariño rápidamente. Si bien los motivos para arruinar la navidad ya estaban perdidos, el carácter del personaje también. Illumination suele tener el mismo error en todas sus producciones: Sus villanos no son tan malos.

Película de El Grinch animada 2018
La nueva versión tira a la basura la personalidad original del Grinch.

¿Vale la pena ver El Grinch?

La nueva versión de El Grinch no termina por ser buena. Tiene momentos divertidos (al estilo Mi Villano Favorito), pero no son más que gags que no le dan identidad a la película. La trama no es atractiva, los nuevos personajes aportan poco y nada y la duración (86 minutos) se siente pesada a pesar de ser corta.

Los puntos aceptables de El Grinch de Benedict Cumberbatch son la animación y el momento en que llegó. El diseño de los personajes y el escenario dejan clara la evolución que el sector ha tenido en los últimos años, ya que visualmente es muy interesante el juego entre texturas, iluminación y dimensiones. Y aparece en un buen momento porque este grandioso personaje era prácticamente desconocido para las nuevas generaciones, algo que de nada sirve si se hace un mal trabajo como este.

No cabe duda: la versión animada de Chuck Jones (animador de los Looney Tunes) sigue siendo la mejor representación del cuento de Dr. Seuss, e incluso podría superarlo. Lo nuevo de Illumination se quedó muy corto en sus pretensiones. Habrá que tener bajas expectativas para el reboot que planean hacer para la franquicia de Shrek.

Sígueme en redes sociales

Instagram: @dr_nava_

Facebook: Me ha pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Benedict Cumberbatch

Películas de Benedict Cumberbatch

Don Cheadle

54 años de vida para Don Cheadle