La nueva animación de Wes Anderson, distribuida por Fox Searchlight Pictures, lo consuma como uno de los mejores directores del género.  En esta ocasión, los perros protagonizan la lucha contra el odio humano.

Cuando vemos una película y podemos reconocer al instante al director,  puede significar que el mismo ha conseguido un elemento invaluable en el séptimo arte: un estilo propio. A su corta edad (en relación con otros directores consagrados) Wes Anderson ya lo ha logrado y ahora vuelve a la pantalla grande con Isle of Dogs (Isla de perros), una historia canina bastante original, creativa y con tintes socio-culturales ligeros pero muy interesantes.

Tras el éxito de Fantastic Mr. Fox (2009), Isle of Dogs es el segundo largometraje animado de Anderson. El arduo trabajo que implica un proyecto como este, basado en la elaboración artesanal de puppets y técnicas de stop-motion, hace que valga la pena ver esta película, por no mencionar a un gran reparto que incluye las voces de Bryan Cranston, Edward Norton, Scarlett Johansson, Bill Murray, Tilda Swinton, Frances McDormand, Jeff Goldblum, Harvey Keitel, Ken Watanabe, F. Murray Abraham, Liev Schreiber, Greta Gerwig y Bob Balaban.

reseña de isle of dogs wes anderson

Reseña de Isle of Dogs, de Wes Anderson

La historia de Isle of Dogs va sobre un gobierno japonés 20 años en el futuro, donde la Dinastía Kobayashi ha odiado a los perros por generaciones. Todo empeorará para los caninos cuando una nueva ley ordene su destierro a una isla llena de desechos humanos, donde serán condenados a vagar hasta su muerte. Tras dichos sucesos, Atari, un niño de 12 años, decide volar en una avioneta hasta la isla para ir en busca de Spots, su fiel mascota. Con la ayuda de un grupo de perros, emprenderá la aventura para encontrarlo y volver a casa.

La historia se divide en un prólogo y cuatro partes, y cada bloque de esa narrativa tiene una intención. Primero vamos conociendo a los personajes y sus personalidades, además de sus antecedentes. A medida que la trama avanza, se irán integrando otros tantos personajes y las relaciones entre ellos se irán haciendo más fuertes. El desarrollo de la historia de Isle of Dogs es lineal,  aunque cuenta con varios “flashbacks” que no generan ninguna confusión (de hecho, siempre se  menciona que lo son). El humor es muy bueno, con la dosis necesaria para no convertirla en una comedia.  Luego, un punto muy valioso a considerar: el equilibrio como la mejor virtud de la película.

reseña de isle of dogs wes anderson - planeta cine
27 animadores y 10 asistentes trabajaron en la realización de Isle of Dogs.

Isle of Dogs es maravillosa en cuestiones de estética y los tintes socio-culturales que aborda con sutileza. Sí, es una historia de amor convencional, del cariño que el ser humano le tiene a su mascota (lo hemos visto en Marley y yo o en Hachiko), pero también trata temas como la discriminación, el poder y el odio, las jerarquías y el aislamiento social, etcétera, aunque esto no significa que no sea una película familiar. Todo ello a través de una preciosa fotografía dirigida por Tristan Oliver, un soundtrack a cargo de Alexandre Desplat que es brillante y emotivo; finalmente una paleta de colores cautivante, de esas que caracterizan a Wes Anderson como director.

En un mundo donde millones de dólares son invertidos sólo en CGI, se agradece la intención por realizar un trabajo tan exigente como este,  que requiere horas y horas de trabajo, además de un gran equipo. Queda claro que la sensibilidad humana puede superar con creces a la tecnología, y que aún queda mucho por experimentar para los espectadores en cuanto a técnicas de animación distintas a los efectos 100% por computador.

Sígueme en mis redes sociales

Twitter: @dr_nava_

Instagram: @dr_nava_